La contaminación y la mala calidad del aire son un asunto serio y están afectando la salud. Lo anterior fue comprobado hace tiempo en un estudio realizado en la Proceedings of the National Academy of Science (PNAS), el cual evidenció que partículas de contaminación pueden escalar al cerebro y alojarse ahí.

Científicos de la Universidad de Lancaster, Inglaterra, tomaron muestras del tejido cerebral de gente que vivió en la Ciudad de México durante algún tiempo y confirmaron “que pequeñas partículas de metal que se desprenden de los gases de escape de la combustión pueden introducirse por la nariz y viajar hasta el cerebro humano“, revela el estudio.

Dicho análisis sugiere que los desechos tóxicos ocasionados por el tránsito,así como la mala calidad de aire que los habitantes de ciudades contaminadas respiran a diario pueden causar daños muy graves afectando varios órganos como los pulmones, el cerebro, el corazón y más, e incluso puede favorecer el desarrollo de Alzheimer, aunque no se ha comprobado del todo.

Lo que encontraron estos investigadores en el cerebro de los habitantes de CDMX fueron nanopartículas de un mineral llamado magnetita, el cual está en los gases de escape de la combustión: “Es la primera vez que vemos estas partículas de contaminación dentro del cerebro humano. Es un hallazgo que plantea toda una nueva área de investigación para entender si estas partículas de magnetita están causando o acelerando enfermedades neurodegenerativas”, dijo en su momento Barbara Maher, quien dirigió el estudio.