Neil Amstrong, de 38 años de edad, fue el primer hombre en caminar sobre la superficie lunar gracias a la misión del Apolo 11. Este acontecimiento ocurrió hace 50 años y desde entonces se han generado muchos mitos alrededor de este.

De acuerdo con un informe presentado por la NASA, la expedición del Apolo 11 contaminó la superficie lunar con 96 bolsas de heces fecales. Durante las décadas de los 60 y 7, los ingenieros del proyecto se enfocaron en llevar al hombre a la luna y no en las necesidades elementales de los tripulantes, razón por la que no contaron con un inodoro.

En las bolsas quedaron pañales mezclados con vómito, comida y otros desechos humanos, que han quedado ahí durante décadas sin saber que pasó con ellos.

La NASA está preparando una misión para recuperar el material. Expertos aseguran que existen pocas probabilidades de que las bolsas abandonadas sobrevivieran, pero los microbios que se encontraban en su interior no necesitan tanta protección para seguir con vida.