Muchas personas han notado que, aún matándose haciendo ejercicio en el gimnasio, simplemente no logran bajar de peso, lo cual les resulta muy frustrante, sin embargo, estudios científicos han revelado que la realidad es que ellos mismos son los causantes de que su pérdida de talla sea nula.

Son varios los factores que influyen en la poca pérdida de peso cuando se hace ejercicio de manera regular, la más común es la creencia de que se debe comer más para compensar; otra de las razones es que muchos utilizan el ejercicio como justificación para no hacer más actividades físicas el resto del día.

Otro de los factores que influyen en la pérdida de peso es comer las porciones correctas y los alimentos correctos a lo largo del día, así como también es necesario levantarte de tu lugar de trabajo durante algunos minutos al día, pues eso de los 10 mil pasos es toda una realidad.

Un estudio publicado en el American Jorunal of Clinical Nutrition, reveló también que la mayoría de las personas consumen 120 calorías extras luego de hacer ejercicio porque creen que se las merecen, que trabajaron duro por esa dona o esos tacos al pastor y se engañan creyendo que al otro día quemarán esas calorías. La realidad es que no.

Este estudio demuestra que no se trata sólo de hacer ejercicio, sino de cambiar tus hábitos, pues lo que comes es lo que más importa a la hora de bajar de peso.