El día después de una fiesta intensa puede ser incómoda. Además de los dolores de cabeza, los ascos y la incomodidad general; podemos sumarle un malestar emocional al recordar los momentos donde perdimos el control de nuestras acciones, a esto le podemos llamar cruda moral y para tu mala suerte no desaparece tan fácilmente.

La cruda moral es ese momento del día en donde recordamos que besamos a uno o varios compañeros de la ofician, que le lanzamos el can a alguien que no debíamos o peor aún, nos pusimos mala copas con las personas que no debíamos. Algunos expertos aseguran que este estado de arrepentimiento se debe a nosotros nos reprimimos y que gracias al alcohol mostramos nuestro verdadero yo.

Lo primero que debes hacer es cuestionarte ¿por qué debo mostrar mi verdadera personalidad con el alcohol?, la respuesta podría ayudarte a dar los primeros pasos para sacar a la luz tu verdadera personalidad. Después de esto, es necesario que sigas los siguientes pasos para mitigar los malestares de la cruda moral.

Discúlpate

Sabemos que es muy difícil pedir perdón, pero dar la cara es indispensable para curar el malestar. Habla con tus compañeros de trabajo, con tu pareja o con el familiar al que ofendiste, te sobrepasaste o atacaste. Se sincero y no des excusas de sus acciones.

Habla con alguien

Busca a la persona que más confianza le tengas de la fiesta y pídele que te ayude a llenar las lagunas mentales. Debes tener toda la información para reivindicarte.

Repara los daños

Si afectaste propiedad ajena, es momento de aceptar las cosas y repararlas. Es mejor que enfrentes los daños que generaste durante tu noche de locura.

Aprende de tus errores

Analiza qué sucedió durante la fiesta y el daño que le provocaste con tu conducta a terceros. Seguramente no vas a querer sentirte así de nuevo. no dejes que su fiesta vuelva a llegar al punto de herir a los demás.

Reflexiona si tu comportamiento no pone en peligro tus relaciones personales o el trabajo

Todos hemos pasado por esos momentos. Tu familia te quiere lo suficiente para perdonar una noche de mala copa; si fue con tu pareja, deja que pase el coraje y analiza si quieres eso para los dos. Por otro lado, si tu noche loca fue durante un evento del trabajo, debes tener en cuenta que la confianza que se rompió con tus compañeros de trabajo será difícil de recuperar, pero lo mejor es enfocarse en trabajar y evitar que algo así se repita, es por tu bien y por tu reputación.