Uno de los edificios más emblemáticos de la capital mexicana es sin lugar a dudas el Cine Ópera, construido con un estilo art decó y una portada en la que destacan dos esculturas talladas en piedra que muestran las máscaras de la comedia y la tragedia, este cine dejó de funcionar en 1998, tras el concierto de Bauhaus.

Pues bien, esta mañana se ha informado que se pondrá en marcha un proyecto para recuperar este espacio y que vuelva a funcionar como un espacio para la proyección de productos audiovisuales, por lo cual la Secretaría de Cultura y el INBA están resolviendo la situación administrativa del lugar.

Aunque vecinos del edificio han reportado derrumbes dentro del recinto, José Alfonso Suárez del Real, Secretario de Cultura aseguró: “[El Cine Ópera] se mantiene en buenas condiciones, a pesar del abandono y a pesar de que prácticamente desapareció el techo de lámina que lo cubría [de manera provisional]. Sin embargo, personal del INBA lo limpia, lo barre; evita que haya roedores o plagas”.

No se tiene fecha para la reapertura, pero sin duda es una de las joyas que la Ciudad de México debe rescatar.