Todos conocemos a esa prima de a amiga que llega tarde, ya sea por tráfico, los pendientes o algún otro imprevisto; pero por alguna razón la perdonamos y comprendemos que sea impuntual en sus citas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Natália Marques 🦋 (@natalia_marquest) el

Pero si no conoces a nadie con la costumbre de llegar tarde, temo decirte que entonces esa persona eres tú. Tranquila, que un estudio arrojó buenas noticias para todas esas chicas impuntuales, asegurando que esa cualidad deriva en tener una mejor calidad de vida y por consecuencia un mejor estado de salud.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fᴀɴʏ Dɪᴀᴢ 💫 (@fanydiazj) el

El estudio demostró que las personas que acostumbran llegar tarde a sus compromisos no suelen sentirse estresadas, lo que refleja beneficios para la salud. También tienen un enfoque diferente respecto a la vida y las actividades, miran las cosas con más tranquilidad, por lo que tienen una mayor facilidad para resolver problemas complejos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ludivine Wild (@ludivine_wild) el

Según la escritora DeLozor el llegar tarde es estrechamente asociado al optimismo, esto quiere decir que las personas que no son puntuales son más optimistas; pero pierden fácilmente su percepción  del tiempo y la realidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Andre Gomes (@andre_lgl) el

Ver las cosas tan positivamente hace a las personas más propensas a tener éxito en lo laboral y personal; se vuelven más creativos y les da motivación para emprender un proyecto o un negocio personal, todo dependerá de que estén haciendo lo que les apasiona.