La casa francesa de Moda Louis Vuitton, presentó su colección Dolls by Raw Edges, misma en la que fue presentado un sillón que presenta un tratamiento similar al de artesanos mexicanos, por lo cual la Secretaría de Cultura, reclamó una explicación con la finalidad de determinar si se trata de apropiación cultural.

En una carta, fechada el 5 de julio, la secretaría destaca que los diseños del sillón antes mencionado, con un precio de venta de 18 mil 200 dólares, “forman parte y se identifican con los bordados que elaboran los artesanos mexicanos”, por lo que podría tratarse de un acto de apropiación cultural.

“Nos sentimos obligados a consultarles, de manera respetuosa, si para la elaboración de la silla en comento buscaron y, en su caso, contaron con la colaboración de la comunidad y la de sus artesanos”, se lee en la misiva. Sin embargo, la casa de moda respondió que, efectivamente, se encuentran colaborando con artesanos del municipio de Tenango de Doria, en el estado de Hidalgo.


“Actualmente, tenemos una relación con los artesanos de Tenango de Doria, en el estado de Hidalgo, México, con la perspectiva de colaborar juntos para producir esta colección”, reveló la firma en un comunicado que hizo público la agencia Reuters. No obstante, la silla fue retirada de su catálogo en linea y sus redes sociales.

La polémica se produce en el marco de un plan del Gobierno mexicano para impulsar dos iniciativas de ley, que ya fueron presentadas en la cámara baja, mismas que buscan proteger las artesanías y el arte de los mexicanos, especialmente el de las comunidades indígenas. Además de que hace menos de un mes el gobierno le exigió la misma explicación a la diseñadora Carolina Herrera, quien evadió dar una respuesta sólida.