Por Gonzalo Martínez.

La baja en el consumo de ropa y accesorios a nivel mundial como consecuencia del COVID-19 ha provocado que marcas como Louis Vuitton, Fendi y Gucci lancen a la venta tapabocas con diseño único. A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que las mascarillas sanitarias solo son de uso obligatorio si se presentan síntomas relacionados con el virus.

Estas empresas fabricaron los productos debido a que la demanda aumentó hasta en 8% en todo el mundo. Así que estas firmas de moda le pusieron el toque de glamour y el resultado son cubrebocas muy fashion. Por supuesto se han vuelto populares entre las celebridades para combinarlos con su vestimenta en cuarentena.

Los precios por cada pieza oscilan entre los 85 y 200 dólares. Esto demuestra una vez más que en el mundo de la moda, todo se vale. Gucci es una de las marcas que ya lleva varias temporadas haciendo desfiles con sus modelos portando accesorios en el rostro y aprovechó la oportunidad para que la cantante Billie Eilish, una de las celebridades favorita de la marca, los porte y ahora en varios diseños.

El cubrebocas de Louis Vuitton se diseñó con el logo de la marca francesa en el centro y con el tradicional monograma que le caracteriza. Su precio es de 85 dólares. Fendi lanzó una mascarilla con el diseño clásico de la lengua roja de la banda de los Rolling Stones, alcanzando el precio de más 200 dólares y se encuentra agotado. Por otro lado, la diseñadora Danielle Baskin ha creado un cubrebocas modelo N95 personalizado con una fotografía impresa de la misma parte del rostro de la persona a un precio más accesible de 40 dólares.